GIFs en el mundo real: ofrecen “animaciones tangibles” para regalar en San Valentín

0
89

Los GIFs, aquellos nacieron en la década del ochenta y que ahora son popularísimos en mensajeros y redes sociales, dan el salto del mundo virtual al real. En sociedad con Giphy, una plataforma especializada en ese formato, una empresa ofrece imágenes animadas para regalar en San Valentín.

¿Qué tiene eso de especial? Los GIFs en cuestión están impresos, aparecen en un cuadro enmarcado y conservan el movimiento.

Dos cerezas que en lugar de los ojos tienen pequeños corazones latiendo (¡el movimiento se percibe!). Una pareja de gatos que se abraza y mueve las colas. Dinosaurios que se acercan en la pantalla hasta besarse. Esas son algunas de las opciones ofrecidas por parte de una empresa que, según dicen, “imprime videos”.

Creemos que las imágenes con movimiento puede ser apreciadas del mismo modo en que los posters y las fotografías lo fueron durante siglos”, dice la empresa.

La “magia” ocurre en una pantalla digital que a primera vista parece una tablet pero que no tiene botones, ni más funciones que la animación en bucle, tampoco conectividad. En ese sentido, la empresa que los fabrica y comercializa, Infinite Objects, describe a ese producto como una pieza artística más que un gadget.

“No tiene apps, botones ni actualizaciones. Es simplemente un video que se puede llevar”, explican en su sitio web. Y agregan: “Creemos que las imágenes con movimiento puede ser apreciadas del mismo modo en que los posters y las fotografías lo fueron durante siglos. No solamente atrapadas en teléfonos y computadoras, en cámaras o en YouTube. Entonces, creamos una nueva forma para interactuar con los videos”.

Además de los GIFs predeterminados, permiten a los usuarios diseñar sus propias creaciones e imprimirlas a pedido. Eso sí: en ocasión de San Valentín piden 49 dólares por cada pieza, pero la mayoría de los marcos ascienden a los 250 billetes estadounidenses. Un precio que acaso algunos estén dispuestos a pagar por una rareza, que tiene una pata en el mundo virtual y otra en el “real”.

LEAVE A REPLY